Hace 2 meses | Por karakol a eldiario.es
Publicado hace 2 meses por karakol a eldiario.es

Amenazas de muerte, agresiones, inquilinos controlados por cámaras, habitaciones nuevas de la noche a la mañana, 'camas calientes' y pagos en 'B'. Todo en un mismo edificio donde residen trabajadores por breves períodos de tiempo. “Esto no es Guantánamo, es Eivissa, aunque bien podría serlo” o “No queda otra. Es el precio que muchas personas pagan por trabajar en Eivissa”, es lo que aseguran algunos vecinos que viven en las habitaciones alquiladas en un almacén anexo a la casa principal de una finca situada en la localidad de Sant Antoni

Comentarios

Dragstat

Un de las consecuencias a la escasez, y la falta de alternativa en el mercado Como durante la ley seca en Estados Unidos, aparece el gánster para hacer negocios

L

La Isla del encanto y del polvo blanco
Una pena, pero todo lo q rodea Ibiza es asi, copas a mas de 20 euros y hospedaje cutre a precio 5 estrellas…